martes, 2 de diciembre de 2014

Tarta de crema diplomática y frutas



La tarta que os presento hoy es sencilla, pero llena de colorido y sabor. Se trata simplemente de una galleta con una delicada crema diplomática, unión de crema pastelera con nata ligera, y cubierta de frutas, que pueden ser las de temporada como son los higos, o bien otra que a vosotros os guste.

Yo me declaro auténtica fan de los higos, y cuando los encuentro en las tiendas no dudo en llevarme siempre un puñadito para casa. Ahora tengo una pequeña higuera que ya ha comenzado a dar unos higos morados, dulces y muy sabrosos, así que espero que siga así y el año que viene ya pueda tener un otoño con fruta casera.

viernes, 29 de agosto de 2014

Mousse de chocolate blanco y mascarpone ( y mi futura aventura en Laduree)





¿Qué tal el verano? espero que muy bien tod@s, que hayáis podido recargar las pilas para los meses de invierno que nos esperan y sobre todo que disfrutarais estuvierais donde estuvierais. Por las redes sé que todavía hay mucha gente de viaje o en la playa, pero no quería esperar más para traeros este postre absolutamente delicioso, suave, con una textura que se funde en la boca y además muy, muy fácil.

Esta mousse de chocolate blanco y mascarpone se puede preparar con antelación y como necesita unas horas de congelador para que alcance su textura, pues bien podemos servirlo el día que lo hayamos hecho o bien dejarlo reservado para un día que necesitemos un postre especial. ¿No estáis deseando ya saber cómo se prepara? ¡Pues vayamos con la receta!

miércoles, 9 de julio de 2014

Helado de caramelo salado






Soy perezosa para preparar helados en casa, lo reconozco, y eso que hace dos años me había hecho con el accesorio heladera de la KA, pero aún así me cuesta, para que negarlo. Sin embargo cuando el otro día preparé este delicioso helado de caramelo salado, me di cuenta de lo que me estaba perdiendo, y es que hacía tiempo que un helado casero no salía tan cremoso y con un sabor tan intenso, de esos que solo te invita a repetir.

Fue en un viaje a París cuando descubrí este adictivo sabor a caramelo salado, así que desde aquella me había propuesto  intentar conseguir ese helado que tan bien me había sabido y tan buenos recuerdo me traía, y creo que lo he conseguido.

En esta ocasión aparte del azúcar le añadí azúcar invertido, obteniendo de esta manera que su textura fuera cremosa y no se notasen cristalitos de hielo al tomarlo. Esto lo ha mejorado, pero sin embargo creo que por el equilibrio de sus ingredientes no lo necesitaréis echar si no disponéis de él, y que aún incluso teniéndolo que batir a mano si no tenéis heladora, os va a encantar.

Así que sin más, vamos con la receta!!